La leptospirosis es una enfermedad producida por una bacteria llamada Leptospira spp. que afecta en mayor o menor medida a todas las especies de mamíferos, teniendo los roedores una especial importancia en su transmisión.

A los perros les vacunamos anualmente de esta enfermedad en la famosa vacuna «polivalente», y es que es una de las enfermedades de mayor poder zoonótico (o riesgo de transmisión al humano) junto con la rabia.

Pero, ¿sabíais que estamos en la época de mayor riesgo de contagio? Efectivamente, entre finales de verano y comienzos de otoño es cuando la transmisión es más probable ya que se dan las condiciones óptimas de humedad y temperatura para la bacteria. Tened en cuenta que un roedor que tenga la enfermedad la transmite por la orina, y con su orina infectada libera miles de bacterias que pueden sobrevivir en el ambiente ¡¡hasta 6 meses!!. Un perro sin vacunar se puede poner en contacto con la bacteria a través de mucosas, heridas, o si ingiere algún animal hospedador de la bacteria.

La leptospirosis es una enfermedad seria que daña varios órganos: riñón, hígado, pulmón, ojos…pudiendo llegar a ser letal para tu mascota. Ante la sospecha de esta enfermedad, la combinación de pruebas serológicas con pruebas como la PCR nos permiten un diagnóstico rápido y lo más preciso posible. 
Como siempre os decimos la mejor prevención es la vacunación.

Directora de la Clínica Veterinaria El Arca de Noé. Licenciada veterinaria por la Universidad de Léon y postgrado por la Universidad Autónoma de Barcelona. Dolores en Google+