La sonofobia o fobia a ruidos es una de las fobias más frecuentes en perros. Generalmente no suele ser un motivo de consulta en sí sólo, pero muchos propietarios nos lo relatáis cuando venís a consulta de rutina.
Para entender qué es una fobia, primero tenemos que diferenciar entre miedo y fobia. El miedo es una respuesta natural adaptativa que no persiste tras el estímulo. Por ejemplo, una gacela correrá si ve al león y esto le ayudará a sobrevivir, pero cuando no hay leones a la vista, estará pastando tranquilamente en la sabana.
Una fobia, en cambio, es una respuesta exagerada que no tiene ninguna ventaja adaptativa, y que persiste tras el estímulo. En el caso de la sonofobia vemos dos tipos de respuesta:
• Intentos desesperados de escape
• Esconderse y permanecer inmóvil
Estos dos tipos de respuesta pueden ir acompañados de otros signos típicos de fobias como son la hipersalivación y el jadeo, temblores, micción y defecación. Y en casos graves, esto puede prolongarse por días.
Los ruidos que la provocan son generalmente secos y de gran intensidad como los truenos, los petardos, fuegos artificiales, tiros, etc…
Llegan las Fiestas de Valladolid, y puede ser una semana problemática para perros con estos problemas, por eso os recomendamos que si sospecháis que vuestro perro tiene este problema nos lo traigáis a la clínica para poder realizar un diagnóstico. Lo más importante a la hora de diagnosticar este problema es diferenciarlo de la ansiedad por separación, otro problema de conducta muy frecuente en perros del que os hablaremos en otra ocasión y que tiene un tratamiento diferente.

¡CUIDAD A VUESTROS AMIGOS MÁS PELUDOS Y FELICES FIESTAS DE LA VIRGEN DE SAN LORENZO!

Directora de la Clínica Veterinaria El Arca de Noé. Licenciada veterinaria por la Universidad de Léon y postgrado por la Universidad Autónoma de Barcelona. Dolores en Google+

Share This