En este artículo os vamos a responder a las preguntas más comunes que nos hacéis sobre la leishmania cuando acudís a nuestra clínica veterinaria. Si tenéis más dudas nos podéis dejar vuestra consulta en las respuestas o por supuesto acudir a la clínica para hablar con cualquier de nuestro equipo.

¿CÓMO SE PUEDE CONTAGIAR MI PERRO DE LEISHMANIA?

La forma más habitual de contagio es mediante picadura de mosquito (Flebotomo) infectado con el parásito (Leishmania infantum). La leishmania es un protozoo (parásito microscópico) que se aloja en el aparato succionador del mosquito una vez que éste pica a un perro contagiado. Ese mosquito transmitirá el parásito la próxima vez que se vuelva a alimentar de un perro.
Cabe recordar que existen otras formas de contagio:
-Vertical: una hembra infectada puede transmitirle el parásito a sus cachorros
-Venérea: se puede transmitir el parásito de un perro enfermo en el momento de la monta
-Transfusión sanguínea: antes de realizar una transfusión hay que testar al perro donante

¿EN QUÉ ZONAS HAY MÁS RIESGO DE QUE MI PERRO CONTRAIGA LA LEISHMANIA?

Clásicamente se describía la cuenca mediterránea como la zona endémica o zona donde aparecían múltiples casos cada año. Debido a un aumento de temperatura en los últimos años y otros factores, el mosquito (Flebotomo) responsable de la transmisión del parásito habita ya casi toda la Península Ibérica, quedando ya sólo el norte de país como área donde esta enfermedad sigue siendo rara. Castilla y León es considerada zona endémica actualmente (aparición de múltiples casos al año), aunque la distribución de la enfermedad no es uniforme en nuestra comunidad, depende de los diferentes microclimas y microhábitats.

¿CÓMO PUEDO PROTEGER A MI PERRO DE LEISHMANIA?

Para una buena prevención lo mejor es integrar varios métodos de protección:
1.Uso de insecticidas tópicos de larga duración; en soluciones spot on o collares
2.Vacunación frente a Leishmania infantum; la vacuna previene la infección introducida por picaduras de mosquito que escapen a la protección del insecticida
3.Mantener al perro dentro de casa durante el atardecer en épocas de mosquito (Mayo-Octubre)
4.Evitar microhábitats favorables al mosquito como maleza, pilas de leña o de piedras, así como humedales y riberas.

SALUD PÚBLICA

El perro es el mayor reservorio de este parásito, siendo la especie más afectada por la enfermedad. Hay otros mamíferos también afectados por este parásito aunque con menos frecuencia, se han descrito casos en gatos, caballos…y por supuesto en el hombre.
Es importante destacar que existe la Leishmaniosis humana, la transmisión es como en el perro, fundamentalmente vectorial, osea a través de la picadura de un mosquito infectado. La enferemdad sólo se da en personas que sufren el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA), o que sufren alguna otra condición de inmunosupresión. Además parece que no hay aumento del riesgo entre los dueños que poseen perros infectados.
Si nuestro perro ya sufre leishmaniosis es extremadamente importante seguir usando insecticidas eficaces para el flebotomo, para evitar que se disemine la enfermedad.

Como ya os hemos comentado al principio del artículo podéis dejarnos más dudas en los comentarios o venir a la clínica. También podéis leer otros artículos que hemos escrito sobre la leishmania o ver algunas de nuestras intervenciones televisivas sobre esta enfermdad:

Directora de la Clínica Veterinaria El Arca de Noé. Licenciada veterinaria por la Universidad de Léon y postgrado por la Universidad Autónoma de Barcelona. Dolores en Google+

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola! somos el equipo veterinario de la clínica ¿en qué podemos ayudarte?