Esta enfermedad, a menudo llamada simplemente “parvo”, preocupa a criadores y dueños de cachorros desde hace años. Esta preocupación se debe a que aunque la infección sepuede adquirir en etapas más avanzadas, e incluso en animales geriátricos,generalmente se presenta en perros menores de 6 meses. Es especialmente peligrosa en perros de 4 a 8 semanas, en el destete de la madre, que es cuando los cachorros pierden la inmunidad que les ofrece ésta a través de la leche y aún no están vacunados.

perro enfermo

La parvovirosis canina es una de las enfermedades infecciosas más frecuente, y es altamente contagiosa, con lo que un cachorro que padezca parvo debe ser aislado de sus hermanos de camada u otros perros con los que pudiera tener contacto durante 3 semanas. El contagio es oro-fecal, el cachorro se infecta al entrar en contacto con restos de heces contaminadas con el virus. Es por ello que a los cachorritos destetados y aún no vacunados no se les recomienda salir a la calle, donde pueden tener contacto con otros perros o con sus excrementos.

El virus actúa dañando la mucosa intestinal, haciendo caer las defensas y abriendo las puertas a infecciones bacterianas que entran en la circulación diseminándose por todo el organismo. Además, en perros menores de 8 semanas de edad el parvovirus puede presentarse en su forma miocárdica, afectando principalmente al músculo cardíaco, lo que provoca una insuficiencia cardíaca aguda y muerte súbita, aunque esta presentación del virus es menos frecuente.

La enfermedad típicamente presenta síntomas gastrointestinales, generalmente vómitos y/o diarreas muy malolientes y líquidas, puediendo tener sangre detectable a simple vista. El cachorro está apático, no quiere comer, y puede que presente fiebre. Es muy importante destacar que un cachorro tiene poca masa corporal para compensar una disminución rápida de líquidos y electrolitos en su cuerpo, con lo que en pocas horas con esta sintomatología puede llegar a presentar una deshidratación muy grave que agrava el pronóstico sensiblemente. Por ello en cachorros es de vital importancia mostrar siempre atención hacia el estado de sus excrementos, si son demasiado líquidos o presenta más de un vómito en pocas horas, hay que acudir de inmediato al veterinario. Cuanto antes se instaure un tratamiento, mejor será el pronóstico de la enfermedad.

Cuando nos llega un cachorro con esta sintomatología a la clínica, hacemos una analítica sanguínea y recogemos una muestra de heces para descartar enfermedades parasitarias. Si descartamos los parásitos, realizamos una prueba específica para realizar el diagnóstico definitivo de parvovirus.
El tratamiento es sintomático o de soporte ya que no existen medicamentos que actúen de manera directa contra el virus, es decir, se tratarán las infecciones bacterianas secundarias con antibióticos, y se tratarán los síntomas digestivos, pero sobre todo es imprescindible el tratamiento con fluidos o fluidoterapia. Este tratamiento se puede realizar de manera ambulatoria (en casa), si la sintomatología no es muy agresiva y los dueños lo prefieren, pero nosotros recomendamos hospitalizar para administrar la medicación y los fluidos por vía intravenosa, y monitorizar la evolución de la enfermedad debido a la alta tasa de mortalidad que presenta, (aproximadamente uno de cada tres cachorros con parvovirosis fallece).

Los cachorros que superan las 72 horas después de los primeros síntomas de infección suelen tener un pronóstico favorable, no obstante se debe continuar con el tratamiento hasta la completa remisión de los síntomas y la vuelta a la normalidad en la analítica. Es muy importante que estos cachorros reciban una dieta blanda especial y probióticos que les ayuden a regenerar su epitelio intestinal, durante las siguientes dos semanas.

La mejor herramienta que tenemos para luchar contra esta enfermedad es la vacunación, en cachorros se administran 3 dosis separadas entre sí, entre las 6 semanas y las 12 semanas de vida, y luego se administrarán dosis anuales que os recordaremos puntualmente.

Directora de la Clínica Veterinaria El Arca de Noé. Licenciada veterinaria por la Universidad de Léon y postgrado por la Universidad Autónoma de Barcelona. General Practitioner Certificate Programme in Small Animal Surgery de Improve International y miembro del grupo de trabajo de cirugía veterinaria de AVEPA

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola! somos el equipo veterinario de la clínica ¿en qué podemos ayudarte?