Artículo escrito por Nerea Maté, veterinaria de la C.V. El Arca de Noe

Hola amigos del Arca de Noé, en el artículo de hoy vamos a seguir hablando de los cuidados de los conejos y roedores, animales que cada vez vemos más en nuestra clínica.
Hoy vamos a explicar en que consiste la maloclusión o enfermedad dental, así como su prevención y tratamiento.
Los dientes de los conejos y de los roedores crecen durante toda su vida, en un conejo pueden llegar a crecer 12 centímetros al año, por lo que es necesario un desgaste continuo que se produce de forma normal cuando el animal come una dieta correcta y proporcionándole materiales adecuados para que roan.

conejoç

Cuando no se produce un buen desgaste de los dientes aparece un sobrecrecimiento de los mismos, que puede afectar a los incisivos, premolares o molares.
Las causas de un mal desgaste pueden ser por algún golpe que rompa o disloque un diente, dientes mal posicionados desde el nacimiento, enfermedades o una dieta incorrecta.

Los incisivos con sobrecrecimiento se verán más alargados de lo normal, incluso apareciendo por fuera de la boca de nuestra mascota y clavándose en labios, encías o incluso en la nariz, y dificultando la alimentación.
La maloclusión de los molares y premolares es más difícil de diagnosticar ya que la apertura bucal de estos animales es muy reducida y se necesita un otoscopio o un abrebocas especial para realizar un buen examen. En las muelas con sobrecrecimiento, cuando las coronas de los dientes superiores e inferiores chocan entre si, pueden inclinarse apareciendo picos que se clavan en la lengua y las mejillas produciendo úlceras muy dolorosas. Además, como los dientes ya no pueden crecer hacia fuera, ya que chocan entre ellos, empezarán a crecer las raíces dentarias destruyendo el hueso de la mandíbula, obstruyendo el conducto nasolacrimal (ojos llorosos) y creando abscesos. Para poder examinar el estado de las raíces dentarias es necesario realizar una radiografía.

La maloclusión de los incisivos puede evolucionar en una maloclusión de molares y premolares, y viceversa, por lo que es importante acudir al veterinario si nuestra mascota presenta alguno de los siguientes síntomas:
⁃ Dientes largos, rotos, retorcidos o con cambio de color.
⁃ Perdida de peso, apetito reducido, dificultad para comer, pelo con nudos.
⁃ Cambio de comportamiento, rechinar de dientes.
⁃ Heces en menor cantidad, zona anal sucia con heces pegadas.
⁃ Abscesos, heridas o inflamación en la zona de la mandíbula.
⁃ Ojos llorosos, ojos saltones, exceso de salivación, mal aliento.

El tratamiento consiste en el corte y limado de los dientes con sobrecimiento. También puede ser necesaria la extracción de alguna pieza muy dañada.
Se debe tratar el dolor y la infección si existen úlceras y/o abscesos, y que así empiece a comer lo antes posible una dieta adecuada para el. Se deberán realizar revisiones periódicas para comprobar el estado de los dientes.

La prevención para esta enfermedad se basa en un buen manejo de nuestro animal y una dieta adecuada. Se debe realizar una alimentación basada en el heno y complementada con una pequeña cantidad de pienso específico para nuestra mascota, también se pueden suministrar diferentes verduras de hoja verde como canónigos, berros, acelgas, hojas de zanahoria, etc.
Es aconsejable pesar a nuestra mascota de forma frecuente y apuntar los pesos para poder detectar una pérdida de peso, examinar los incisivos y acudir al veterinario si hay alguna duda o para realizar un examen dental.

Si queréis más información sobre la enfermedad dental de los conejos o maloclusión podéis ver la colaboración televisiva que hicimos recientemente:

Directora de la Clínica Veterinaria El Arca de Noé. Licenciada veterinaria por la Universidad de Léon y postgrado por la Universidad Autónoma de Barcelona. General Practitioner Certificate Programme in Small Animal Surgery de Improve International y miembro del grupo de trabajo de cirugía veterinaria de AVEPA

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola! somos el equipo veterinario de la clínica ¿en qué podemos ayudarte?