Los gatos persas son de los más populares en España y en el mundo debido a su buen carácter, porte aristocrático, bonito pelaje y a su afabilidad, ya que no son tan independientes como otras razas de gatos.
Estos gatos pueden tener diferentes tonos de pelaje, pasando desde el blanco al crema, rojo, azul, carey, chocolate, gris hasta el negro; y diferentes colores de ojos: naranjas, azules, verdes…Lo que tienen siempre en común es el pelaje largo (que necesita de cepillados diarios), la cabeza redonda con ojos también redondeados, orejas pequeñas casi ocultas por el pelo, y hocico chato. Son gatos de tamaño medio-grande que son considerados estrictamente de interior, ya que provienen del lujo del antiguo imperio Persa (hoy en día Irán), aunque se desenvuelven bien en patios y jardines. Por ello será necesario cortarles las uñas cada cierto tiempo, aunque tengan rascadores, no las llegan a desgastar con lo que se les pueden llegar a clavar en sus almohadillas si no les prestamos atención.
corte uñas

Aunque son gatos longevos que pueden llegar a pasar los 15 años si no tienen enfermedades, se trata de gatos que pueden arrastrar enfermedades de origen genético, como el riñón poliquístico o el síndrome braquicefálico, por lo que se hacen imprescindibles las visitas anuales al veterinario para controlar su salud. Además tiene cierta tendencia al sobrepeso, así que hay que idear una dieta para que no engorde, sobre todo después de la esterilización.
Los persas son ejemplares glamurosos a los que les gusta estar en el sofá y alardear de su belleza a partes iguales. Debido a su pelo largo, hay que acostumbrarles al aseo y cepillado diario desde que son cachorros, si no más adelante puede mostrar reticencias a adoptar esta rutina. El cepillado es muy importante, porque aunque ellos se esmeran mucho en mantenerse limpios con el acicalamiento, ésto no es suficiente. Así, un persa que no es cepillado se llenará de nudos y enredones en el pelo que cada vez se pegarán más a la piel. Estos nudos de pelo compactado pegados a la piel impiden que ésta respire, pudiendose originar dermatitis en esos puntos, y además el propio gato al estar molesto se los intenta arrancar tirando de ellos y pudiendose autolesionar la piel. Además también es conveniente tener una solución limpiadora de ojos para eliminar las legañas diariamente, ya que estos gatos suelen ser bastante legañosos al metérseles constantemente pelo en los ojos.

Los gatos persas son los felinos que más acuden a la peluquería especializada, ya sea para eliminar los nudos con un buen corte, o para que estén más fresquitos en verano, o simplemente para que no “suelten” tanto pelo por la casa. En casos en los que no se dejen cepillar, y no se quiera pelar, un gato persa para mantener su pelaje tiene que pasar por la peluquería cada 6 semanas.
Estos amigos peludos, cariñosos y tranquilos son unos compañeros ideales para estar tanto en un apartamento pequeño, como en un piso con terraza, o una casa con jardín. Se adaptan a vivir tanto en hogares tranquilos como con familias numerosas, y también se adaptan bien a vivir con otros animales.

Directora de la Clínica Veterinaria El Arca de Noé. Licenciada veterinaria por la Universidad de Léon y postgrado por la Universidad Autónoma de Barcelona. General Practitioner Certificate Programme in Small Animal Surgery de Improve International y miembro del grupo de trabajo de cirugía veterinaria de AVEPA

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola! somos el equipo veterinario de la clínica ¿en qué podemos ayudarte?