-¿Qué es?
Es una enfermedad del desarrollo que afecta sobre todo a perros de razas grandes y gigantes. Decimos que es una enfermedad del desarrollo porque el cachorro nace con ambas caderas sanas, pero debido a herencia, y a veces al manejo, se produce un crecimiento desigual entre los huesos y los músculos que hace que la cabeza del fémur no ocupe su lugar en la articulación de la cadera.
Con el tiempo, esta articulación inestable produce una enfermedad del cartílago articular que se llama osteoartrosis. Los perros con osteoartrosis presentarán dolor, inflamación y limitación funcional.

-¿Qué hago si tengo un cachorro de raza predispuesta?
Siempre alimentarlo con un pienso específico para su edad y tamaño, nunca suplementear con “calcio”, en cambio le podemos suplementar con condroprotectores, en la clínica os explicaremos qué pautas tenéis que seguir.
Es preferible en cachorros de razas grandes y gigantes que entre los 3 y los 8 meses estén un poco más delgados de lo normal. El sobrepeso puede aumentar los riesgos de aparición de displasia en perros genéticamente predispuestos.
El ejercicio moderado favorece el desarrollo de la masa muscular que da estabilidad a la articulación, no obstante, debemos evitar el ejercicio brusco o prolongado, así como superficies resbaladizas, o demasiado duras.

-¿Cómo sé si mi perro ya la tiene?
A veces puede pasar desapercibida, ya que en los primeros estadíos no produce demasiado dolor. Según va avanzando, el perro presentará desde un andar raro hasta una cojera manifiesta. Puede correr o subir escaleras con las patas traseras juntas como a “saltitos de conejo”, y suelen tener resistencia al ejercicio así como dificultad para levantarse.
Aunque estos síntomas son muy indicativos, para confirmar la displasia de cadera es necesario que vengáis a la clínica. Además de un examen ortopédico, a vuestro perro se le realizará una radiografía en una posición algo forzada e incómoda, por lo tanto es preferible que sea bajo sedación.

-Tratamiento
Hay diferentes tipos de tratamiento según la edad del animal y la severidad de la enfermedad.
En perros sin síntomas, o que no responden a los criterios para cirugía se instaura un tratamiento conservador, que se basa en medicación antiinflamatoria, ejericio moderado junto con una fisioterapia o rehabilitación, y dieta adecuada a la que se añaden condroprotectores. Siempre se debe hacer un control del peso exhaustivo.

Tratamientos quirúrgicos preventivos: Sinfisiodesis púbica juvenil, Osteotomía triple de cadera y Osteotomía doble de cadera. El traumatólogo de El Arca de Noé elegirá una u otra técnica en función de cada individuo.
Prótesis de cadera y artroplastia: en los casos más graves.

Después de la cirugía de cadera, el perro deberá seguir una serie de instrucciones: confinamiento en casa durante 1-1,5 meses, reposo relativo: evitar carreras, suelos resbaladizos, juegos con los demás perros…, y a los 30-40 días se le realizará una radiografía de control, si ha formado callo ósea, y es necesario, se procederá a intervenir la otra cadera.

Os mostramos unas radiografías que hicimos al perro de un cliente en El Arca de Noé, donde podemos apreciar un caso grave de displasia de cadera:

displasia de cadera

Directora de la Clínica Veterinaria El Arca de Noé. Licenciada veterinaria por la Universidad de Léon y postgrado por la Universidad Autónoma de Barcelona. General Practitioner Certificate Programme in Small Animal Surgery de Improve International y miembro del grupo de trabajo de cirugía veterinaria de AVEPA

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola! somos el equipo veterinario de la clínica ¿en qué podemos ayudarte?