En Oviedo hay una bonita estatua de Rufo que dice lo siguiente:
HOMENAJE A TODOS AQUELLLOS QUE DEDICAN SUS ESFUERZOS A AYUDAR A ANIMALES ABANDONADOS

Rufo fue un mastín que vivió en las calles de Oviedo y que fue cuidado por los ovetenses que le tenían un gran cariño. Tenía una alta capacidad de sociabilización y se le podía ver en cualquier sitio en el que hubiera gente, a a la salida del teatro, manifestaciones, conciertos… aparece en gran cantidad de fotos históricas de la ciudad en aquella época.
En 2014 casi 5.000 personas firmaron una iniciativa para que el Ayuntamiento dedicar una escultura al popular mastín que vivió durante una década en las calles del centro de Oviedo.
Con esta estatua de Rufo se reconoce la sensibilidad hacia los animales de los ovetenses y también es un reconocimiento hacia aquellos que dedican su vida a la lucha por los derechos de los animales.

La estatua de Rufo se encuentra en la calle Doctor Casal.

Directora de la Clínica Veterinaria El Arca de Noé. Licenciada veterinaria por la Universidad de Léon y postgrado por la Universidad Autónoma de Barcelona. Dolores en Google+

Share This