irene-veterinariaArtículo escrito por Irene García, veterinaria de la C.V. El Arca de Noé.
Lda. en Veterinaria por la Universidad de León

En este artículo hablamos sobre la importancia de actuar contra los parásitos externos

Cuando llegan los meses de más calor empiezan a proliferar diferentes especies de insectos y arácnidos y, es en ese momento en el que nos damos cuenta de que debemos desparasitar a nuestra mascota. Esto es una creencia muy popular aún a día de hoy, pero es incorrecta.

Si bien es verdad que la concentración de ectoparásitos es mayor en los meses de primavera y verano, donde empieza a hacer más calor y hay más humedad, diferentes factores como el estilo de vida de nuestras mascotas o el cambio climático hacen que la presencia de estos parásitos sea casi constante durante todo el año. Esto nos obliga a proteger a nuestras mascotas durante todo el año.
Hay varios tipos de parásitos externos, pero, en general, los más importantes son los ácaros, pulgas, garrapatas, mosquitos y flebótomos. Cada uno de ellos conlleva ciertos riesgos por sí mismos y, además, siendo transmisores de enfermedades y vectores zoonóticos (pueden picar a las personas y transmitir enfermedades que también padecen nuestras mascotas):

  • Ácaros: como los de la sarna sarcóptica o demodécica, pueden producir problemas graves a nuestras mascotas y además pueden transmitirse a los humanos.
  • Pulgas: muy frecuentes en las zonas con temperaturas relativamente suaves y con alto grado de humedad. Pueden transmitir parásitos como el Dipylidium caninum y, además, colonizar alfombras y colchones y constituir un serio problema de salud para los propietarios.
  • Garrapatas: quizá las más peligrosas de todas ya que pueden transmitir muchos tipos de enfermedades diferentes, como la recientemente detectada fiebre de Crimea-Congo y sin olvidar otras enfermedades como ricketsiosis o borreliosis, que pueden ser de extremada gravedad para las personas. Este año la densidad de garrapatas es muy elevada, debido a las favorables condiciones climáticas que ha habido durante el invierno y la primavera.
  • Flebotomo: el más conocido por ser vector de la leishmaniosis, muy prevalente en las zonas más calurosas de la cuenca mediterránea. La leishmaniosis, además es también una enfermedad zoonótica, de especial gravedad para las personas inmunosuprimidas.
  • Mosquitos: pueden provocar lesiones urticantes e inflamatorias en la piel. Transmiten enfermedades como la filariosis (gusano del corazón).

Todas estas razones hacen que debamos considerar la desparasitación de nuestras mascotas como un asunto de salud pública, ayudando así a disminuir la prevalencia de ciertas enfermedades y velando por nuestra propia salud.

La pregunta más importante es ¿qué podemos hacer para evitar estos molestos parásitos? Pues bien, en nuestra clínica veterinaria disponemos de diversos métodos repelentes y mortales para estos parásitos. Estos métodos son:

  • Pipetas: consiste en un líquido con diferentes componentes activos que repele y mata a pulga, garrapata y, en función de la pipeta, también al flebótomo. Se aplica en la zona de la nuca de manera mensual. Se debe tener en cuenta que con los lavados y el contacto con agua pierde eficacia.
  • Collar: se trata de un collar que se coloca en el cuello del animal y protege frente a pulga, garrapata y flebótomo. Su duración es de 6 meses y no pierde eficacia con el agua, aunque a partir del 4º mes va perdiendo eficacia contra pulgas.
  • Pastilla: sólo está disponible para perros. Es un comprimido que se administra de forma trimestral y protege únicamente contra pulga y garrapata, pero no es repelente. Esto quiere decir que es necesario que los parásitos piquen al animal para que los destruya.

En función del estilo de vida que lleve el animal, y la latitud en la que viva será necesario un mayor o menor método de protección. Los tres métodos son combinables entre sí, y el mayor grado de protección lo obtenemos al mezclarlos.

Nosotras en la C.V. El Arca de Noé siempre recomendamos a todos nuestros clientes una acción conjunta de desparasitación.

Así, por ejemplo, si es un perro o gato que vive en ciudad, en una zona sin mucho césped y lejos de los ríos o aguas estancadas, con un método repelente puede ser suficiente, pero, en cambio, un animal que viva cerca del campo o en zonas de río, seguramente sea necesario combinar al menos dos métodos desparasitantes.
Por todo esto, si tenéis dudas lo mejor es que os acerquéis a nuestra clínica veterinaria para consultar cuál es el mejor método antiparasitario para vuestra mascota (independientemente de la especie) y así podremos ayudaros a que estén sanos y protegidos.


En estos momentos la ley es mucho más estricta en cuanto a las vacunaciones y desparasitaciones. Os podéis informar en este enlace.
La mejor forma para estar al día con todas las vacunas y desparasitaciones y además alargar la vida de tu perro o gato es hacerte un ArcaPlan, nuestros exclusivos planes de salud veterinarios. Os invitamos a que vengáis a la clínica para que os informemos más detalladamente de los beneficios y del por qué os deberías hacer uno. Ya son cientos de nuestros clientes los que lo tienen y el resultado es excelente.

CONOCE ARCAPLAN

Directora de la Clínica Veterinaria El Arca de Noé. Licenciada veterinaria por la Universidad de Léon y postgrado por la Universidad Autónoma de Barcelona. Dolores en Google+

Share This